• Partido Popular de Barajas

En defensa de Andrea Levy


Andrea Levy, tras sufrir días pasados un episodio de dificultades en la expresión durante un pleno del Ayuntamiento de Madrid, los “respetuosos “ de siempre con la gente, difundieron rápidamente un vídeo por las redes para mofarse de ella. Andrea tuvo que comparecer públicamente para confesar que desde julio viene padeciendo los síntomas propios de esa perversa enfermedad llamada fibromialgia. Y ya se sabe cómo es la jauría izquierdista en estas cosas. Unos cobran por atacar a los contrarios porque es su trabajo habitual. Otros, porque les sale el odio a borbotones para atacar a todo el que no piensa como ellos (fascismo puro y duro). Y los hay, en fin, otros disfrutones de las desgracias ajenas como el diputado socialista José Zaragoza, de titulación y profesión “sus PSC”, quien ha lanzado un tuit contra Andrea impropio de su condición de servidor público. De él debiera esperarse un comportamiento más elegante y educado, aunque sólo fuera por respetar una mínima ética entre profesionales de la política. Por otra parte, es curioso y digno de elogio - por el respetuoso talante que han demostrado-, que personas de otros ámbitos ideológicos al PP, como Risto Mejide o Jordi Cañas (eurodiputado de Ciudadanos) hayan salido en defensa de Andrea, incluso llamando este último “miserable” al diputado Zaragoza.


No queríamos recordarle a su señoría la cantidad de meteduras de pata de los “suyos” pero lo vamos a hacer ya que él lo ha provocado. Quizá no le ruborizó lo de “ponido” del ministro de Consumo hace un par de días, o lo de bautizar como “soriano a Antonio Machado”, o decir que “desde Huesca ahora me voy a Aragón” – Sánchez dixit-, o lo de inventar una nueva obra de Kant, la “Ética de la razón práctica”, por parte del pedante vicepresidente Iglesias. Quizá al diputado Zaragoza le dio la risa floja ante estos flagrantes desatinos, máxime cuando se produjeron sin estar bebidos y mucho menos enfermos sus protagonistas.


Pero la historia de las descalificaciones “ad hominem” siempre vienen de lo mismo: de la impotencia de poder denostar la gestión pública que hacen los atacados con argumentos sólidos, con datos en la mano. Andrea Levy, concejala del Área de Cultura, Turismo y Deporte, portavoz del grupo popular en del Ayuntamiento de Madrid, y a pesar de la pandemia, está realizando una importante labor potenciando a los sectores bajo su responsabilidad: teatros, exposiciones, museos, música, librerías …y llevando a los distritos actividades culturales para que estén al alcance de todos los madrileños y de todas las edades.


Andrea Levy jamás se hubiera alegrado, sin ir más lejos, de los contagios por Covid de las ministras o de los familiares del presidente del Gobierno cuando hace un año cayeron enfermos. Ya se sabe que es de gente bien nacida no alegrarse del mal ajeno. Y lo contrario. Que cada uno se aplique el cuento. Autor : Agustín del Pino.

141 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo